Rachel

Rachel

PADI IDC Staff Instructor
(0034) 649121142

Rachel PADI instructor at the underwater museum in Playa Blanca

Hola soy Rachel, PADI IDC Staff Instructor. Aprendí a bucear a los 13 años mientras estaba de vacaciones con mi papá. A los 18 años me convertí en buceadora profesional de PADI, enseñando a otros a bucear y enamorarse del mundo submarino como lo hice yo. Una carrera en el buceo me llevó por todo el mundo, aventurándome hasta las Seychelles. Al llegar a Lanzarote me di cuenta de que este era mi hogar fuera de casa. Excelente buceo, gente maravillosa y un lugar fantástico para vivir. Cuando tenía 22 años, Ben y yo decidimos comprar Manta Diving Lanzarote, ¡Y desde entonces nunca hemos mirado atrás!

Pasión submarina:

¡Una de mis pasiones más grandes es la fotografía subacuática y enseñar a otros todo sobre ella! ¡Puedo pasar horas hablando de eso, y luego más procesando todas las imágenes! Por el momento estoy jugando más con el video. ¡Vigila nuestro canal de Youtube!

Sitio de buceo favorito:

Waikiki: Me encanta el coral naranja que se esconde en el arrecife, ¡es fantástico para la fotografía! ¡Obtener el ángulo correcto y lograr el contraste naranja con el fondo azul es simplemente impresionante!

El buceo mas memorable:

Esa es una decisión difícil ya que he estado en tantas inmersiones increíbles. Uno de mis favoritos es cuando estaba buceando en los naufragios del puerto y decidimos ir a explorar el otro lado del arrecife. ¡Nos esperaban 9 rayas diferentes, todas nadando juntas! ¡Enormes ratones, chuchos y obispos!

Excursión favorita en Lanzarote:

Aparte del buceo! Me encanta la cueva de los verdes. Este es un recorrido por un túnel subterráneo de lava. Hay tantos ángulos y luces geniales para tomar fotos.

Otros intereses:

¡Me encanta correr! El trail running es mi favorito. Cada año en junio celebran el Wine Run. Durante esta carrera se corre a través de las bodegas (viñedos) en La Geria. ¡El paisaje es simplemente impresionante! Corre es difícil, ya que hay muchas colinas y la mayor parte del tiempo corres en piedra, ¡pero vale la pena!